ITB Berlín Now, Alemania.- Los países de Las Américas vieron una disminución en las llegadas el año pasado, aunque algunos países como México o República Dominicana mantuvieron una política turística relativamente abierta.

En países grandes como Argentina, Brasil, Canadá o EE. UU. la industria de viajes se vio respaldada por una fuerte actividad turística nacional.

Así lo destaca un análisis la sección Enfoque Regional de la Feria Internacional de Turismo ITB Berlín Now que ayer cerró en Alemania recalcando que la industria de viajes se vio respaldada por una fuerte actividad turística nacional.

Según los datos iniciales de la OMT para 2020, América registró una disminución del 68,5% en las llegadas de turistas en 2020. El continente registró 69,03 millones de movimientos turísticos internacionales frente a 219,14 millones en 2019.

Desde el punto de vista regional, América Central y del Sur fueron las más afectadas el año pasado, ya que muchos países cerraron sus fronteras a los viajeros internacionales. El total de llegadas de turistas a Centroamérica disminuyó en un 74,3%, mientras que el total de Sudamérica descendió en un 74,1%. El Caribe fue el menos afectado con una caída del 66,8% en los movimientos turísticos, mientras que las llegadas totales de América del Norte se redujeron en un 67%.

Las cifras fueron algo alentadas por México, que mantuvo sus fronteras abiertas. Las noticias circularon mucho por los concurridos centros turísticos a lo largo de la Riviera mexicana, ya que muchos ciudadanos estadounidenses y canadienses pasaban allí sus vacaciones de Acción de Gracias y Navidad. Las llegadas de turistas internacionales se redujeron en México en un 46,2% el año pasado según la OMT.

La fortaleza del mercado interno de EE. UU

La temporada turística de EE. UU. 2020 se salvó gracias a la fuerte actividad interna de acuerdo con los datos de la Asociación de Viajes de EE. UU., mientras que los viajes internacionales y los viajes de negocios sufrieron las caídas más pronunciadas, el gasto se redujo en más del 70%. El gasto en viajes nacionales se redujo “sólo” un 34%. El gasto en viajes de negocios se redujo en un 70% en comparación con el 27% en viajes de placer.

Según los datos publicados por la Oficina de Estadísticas Aéreas que cubren el período comprendido entre diciembre de 2019 y noviembre de 2020, las salidas totales de pasajeros el año pasado disminuyeron en un 54,5% para alcanzar los 421 millones de movimientos de pasajeros.

Es visible en el número de viajes por carretera de más de 50 millas. Después de alcanzar un mínimo pandémico de -72% en el índice de viajes por carretera de siete días, la disminución fue apenas inferior al 10% a finales de año.

Otro indicador son las llegadas a Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. Ambos cuentan a los visitantes de EE. UU. Como viajeros internacionales y mostraron una disminución en 2020 del 53% y 36,5% respectivamente.

En el Caribe, Martinica también logró contener la caída de las llegadas de turistas gracias al mercado interno francés. Antigua y Cuba registraron un retroceso inferior al 60% mientras que la reapertura de República Dominicana desde septiembre se tradujo en un retroceso limitado al 37% al final del año.

Si bien la pandemia sigue siendo fuerte en algunos países de América del Sur, la zona se beneficiará principalmente en 2021 de los viajes nacionales.}

Otras lecciones de la pandemia en el turismo en las Américas

Canadá experimentó una caída en el número de viajeros internacionales de 96,8 millones de viajeros en 2019 a 25,9 millones en 2020, un 73,2% menos de un año a otro. Los viajeros de los Estados Unidos disminuyeron en un 8 4.0% a 4.0 millones. En cuanto al turismo interno, el gasto se redujo un 40,6% en los tres primeros trimestres de 2020.

La República Dominicana ha reabierto al turismo internacional desde el otoño pasado con una cuarentena implementada solo para las personas que dan positivo al Covid-19. Según un estudio de ForwardKeys, los datos muestran que los movimientos del turismo internacional se redujeron en menos del 37% a fines del año pasado.

Los hoteles estadounidenses tuvieron un año difícil. Según datos de la consultora STR, la ocupación hotelera promedió solo 44% en 2020 (33% menos que en 2019), y los ingresos por habitación disponible (RevPAR) fueron solo $ 45 (48% menos que en 2019). Ambos números indican un mínimo histórico en términos de números absolutos y disminuciones.