Santiago, Rep. Dominicana.- El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Fundación Acción Verde Inc. iniciaron ayer una jornada que busca educar y crear conciencia sobre la importancia de la preservación de las especies protegidas, en especial el Solenodonte, una de las especies endémicas más amenazadas y raras.

Para lograr este objetivo, se han identificado los puntos donde se han reportado capturas o avistamientos, para poder trabajar con las comunidades adyacentes y de este modo evitar que se continúe afectando estos animales, que son considerados “fósiles vivientes” ya que han habitado en la isla durante más de 60 millones de años.

“Hemos comenzando por algunos parajes de la cordillera septentrional, donde recientemente se han tenido informes de captura e intentos de comercialización de algunos ejemplares” declaró Franklin Toribio, Administrador del Monumento Natural Diego de Ocampo.

En tanto que Sterling Ureña y Le del Carmen Durán, voluntarios de la Fundación Acción Verde, resaltaron el interés de esta institución no sólo en el posible rescate de los animalitos que son atrapados, sino primero en prevenir que por ignorancia o falta de sensibilización los campesinos se vean tentados a perseguir este tipo de especímenes tan valiosos para el ecosistema.

“Nuestro interés va muy enfocado en impulsar acciones que permitan mejores condiciones de supervivencia de nuestras especies endémicas, muchas de las cuales se encuentran en peligro de extinción, en un rango que va desde  peces como la Biajaca, aves como la Cotorra o mamíferos como el Solenodonte y para ello la educación es esencial” expresa la nota de los ambientalistas.

Más  de 50 personas de varias comunidades cordilleranas participaron en el taller coordinado por la ONG y que fue impartido por el Lic. Nelson García Marcano, de la Dirección de Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, que dirige José Manuel Mateo.

El almiquí de La Española o solenodonte de La Española (Solenodon paradoxus), junto a la jutía (Plagiodontia aedium), es el único sobreviviente de una fauna diversa de mamíferos terrestres que existía en La Española en tiempos históricos. Desde su descripción científica en 1833, el almiquí de La Española ha sido considerado raro y altamente amenazado; incluso en varias épocas se ha creído extinto, sin embargo los reportes de su alistamiento en diversos puntos de la isla dan a los ambientalistas esperanzas de garantizar su supervivencia y proteger su distribución en los ecosistemas isleños.

Un selenodonte con un collar de radiofrecuencia en el país

Nicolás Corona posa con el solenodonte después de que se le haya puesto el collar. Se destaca el mango de su preciado machete abajo a la derecha. Foto de: Ros Kennerley de Mongabay Latam.

Nicolás Corona, un joven miembro de la Sociedad Ornitológica de la Hispaniola, tiene varias historias con selenodontes y así lo registran varias crónicas periodísticas, tales como la del portal de noticias ecológicas Mongabay Latam.

 

Solenodonte con radiofrecuencia. Foto Tiffany Roufs.

En el ella el naturalista   relata el 30 octubre de 2013 la caza nocturna de un selenodonte.

Refiere Hance que los científicos han descubierto que La Española fue una vez un tesoro de mamíferos, donde había perezosos terrestres, varias jutías (incluso una del tamaño de un oso), ratas arroceras, musarañas grises, un mono e incluso otras especies de solenodonte más pequeñas. Sin embargo, la llegada de los humanos hace unos 6.000 años y la invasión europea, 4.500 años después, conllevaron olas de extinción debido a la destrucción de los bosques, la introducción de especies invasoras y a la desaparición de algunas especies que sirvieron de alimento a otras hasta que se extinguieron. Hoy en día, tan solo sobreviven dos mamíferos nativos de la isla: el Solenodon paradoxus y la Plagiodontia aedium o jutía de La Española, la última de la familia de las jutías en la isla.

 

En las áreas protegidas por la Fundación Punta Cana también se ha reportado el avistamiento y captura, tanto de selenodontes como de jutías.