Madrid, España. – A pesar de los éxitos logrados en la lucha contra la pandemia, el despegue y la progresiva recuperación del turismo español logrado a partir de junio por la entrada del verano ha sufrido un frenazo y se encuentra en una especie de montaña rusa por la negativa repercusión internacional de los recientes rebrotes y elevadas tasas de contagio de los últimos 10 días.

Así lo revela el último informe de Exceltur Perspectivas Turísticas Julio 2021, institución que representa a las principales empresas de la cadena de turismo en España.

Textualmente plantea que la tendencia que apuntaba a una progresiva y acelerada recuperación turística en España a partir de junio “se ha visto truncada por la negativa repercusión internacional de los recientes rebrotes y elevadas tasas de contagioW.

“Atravesamos desde hace 10 días por un escenario muy volátil que, a modo de montaña rusa, está lleno de vaivenes e imprevistos de signo contrapuesto, que dificultan predicciones a corto sobre la posible evolución del verano y que pudieran empeorar las estimaciones que siguen”, plantea el informe.

Por ello exige un mayor control a nivel nacional con políticas coordinadas del Estado “sobre los excesos y conductas irresponsables entre los ciudadanos y actores que han propiciado estos rebrotes (viajes estudiantiles/botellones/pisos turísticos/eventos-espectáculos descontrolados etc.) que ponen en grave riesgo al sector turístico y su generación de empleos”.

Sin embargo, Exceltur sostiene que si las nuevas cepas no generan nuevas limitaciones a la movilidad y/o restringen actividades esenciales de ocio, partiendo de la gran propensión a viajar de la población a nivel global, junto a la velocidad de vacunación y en un contexto de acumulación de ahorro y buenas perspectivas para el consumo, el 4º trimestre de 2021 se comporte mejor de lo previsto lo que los llevará a revisar su estimación del PIB para el conjunto del año 2021.

Las 20 medidas propuestas por los empresarios españoles

Los empresarios plantean en el informe 20 medidas que consideran claves para tratar de sortear la volatilidad actual de cara a la temporada de verano 2021 y favorecer en paralelo, la recuperación y transformación competitiva del sector turístico.

Lo primero que plantean es acelerar al máximo la vacunación, priorizando los grupos de mayor riesgo que ahora son los jóvenes, para llegar al 70% de la población española con pauta completa, a la mayor brevedad.

Ven como necesario una mejor estrategia de comunicación comunicando mejor y evitando contradicciones entre las diversas medidas que para reducir al máximo los rebrotes, se están adoptando por diversas comunidades autónomas.

Por ello consideran urgente una campaña de comunicación en los principales países europeos que han promulgado recomendaciones (que no prohibiciones) en contra de viajar a España, para trasladar mejor ante sus potenciales consumidores, la realidad actual/ de mucha menor gravedad de los rebrotes/ tasas de incidencia de contagios en nuestros destinos.

Igual plantean dar continuidad y refuerzo de las campañas puntuales de promoción para estimular demanda externa en los principales mercados reforzando la imagen de nuestros destinos como lugares seguros.

Control y políticas coordinadas

Ante la situación de los rebrotes y la mala imagen que se cierne sobre los destinos españoles, entienden que es necesario de inmediato el mayor control a nivel nacional con políticas coordinadas sobre los “excesos y conductas irresponsables” entre los ciudadanos y actores que han propiciado estos rebrotes (viajes estudiantiles/botellones/pisos turísticos/eventos-espectáculos descontrolados etc.) que ponen en grave riesgo al sector turístico y su generación de empleos.

Asimismo, consideran que se requieren nuevas métricas y/o una mejor interpretación de las actuales, para comunicar mejor y trasladar internacionalmente una imagen más sosegada y de mayor seguridad de España y sus destinos ante, unos efectos del COVID, distintos y menos alarmantes que hace 1 año, con los que tendremos que aprender a convivir a medio plazo.

Resaltan que esos efectos por el momento, no inciden en mayor presión hospitalaria, o sobre UCI,s , unido a la proximidad de lograr unos niveles de vacunación que pronto superarán el 70% y la inmunidad de grupo en España, que debería reforzar  la imagen de seguridad del país.

Aseguran que, sin perjuicio de lo anterior, y del potencial riesgo extremo al que pudiera enfrentarse el sector y sus empresas si se siguen recrudeciendo los rebrotes, especialmente en zonas turísticas, estiman que este trimestre de verano cierre con una caída del PIB turístico del -34,9% respecto al verano de 2019.

“Si bien mucho mejor que el del verano de 2020, -58,4% vs 2019, es ligeramente peor en un punto, que la previsión anterior de abril (-33,9%)”, asegura el informe.

Advierten que, al margen de la potencial incidencia de nuevos rebrotes que podría desvirtuar las previsiones, la corrección a la baja del IIIT a pesar del gran comportamiento de la demanda interna, viene influida por el retraso del inicio de la llegada de británicos a España, hasta la última decena de julio y al freno y tendencia a la ralentización ya acusada en el ritmo de reservas, de los mercados francés, alemán e italiano ante las recientes recomendaciones de sus Gobiernos, desaconsejando viajar a España.

Deja un comentario