Santo Domingo, RD. En Pedernales reina la alegría.  Un presidente de la República recién estrenado los ha tomado en cuenta desde el momento de su juramentación y luego decide visitarlos y dormir en su territorio como para mostrar el compromiso con los planes que ha anunciado. Pero, qué puede empañar la alegría que reina hoy en Pedernales?

Pues las malas experiencias con los últimos tres presidentes pasados obligan a empresarios  y al pueblo común a guardar distancia y moderar la alegría porque de anuncios estatales, visitas oficiales y promesas de desarrollo llevan 20 años de malas experiencias.

Pedernales ha sido la más dichosa para ser enamorada por los presidentes dominicanos de los últimos tiempos. Pero igual, ha resultado la más fatal para lograr una conquista. Como reza el refrán, los planes de los últimos gobiernos para Pedernales “se han vuelto planetas” que han empañado las esperanzas de gran escepticismo.

El último cortejo lo vive ahora con el recién estrenado presidente Luis Abinader. Primer presidente que con su familia hasta duerme en la provincia marcando una gran diferencia y dando muestras fehacientes del compromiso que asume desde el mismo comienzo de su gestión.

El tiempo demostrará si solo se trata de una jugada de sus estrategas para generar un ambiente de buena onda y lograr un golpe de buena imagen al inicio de un gobierno que enfrenta, no solo las contrariedades que siempre heredan de la administración que sucede, sino, además, una profunda crisis sanitaria y económica que le ata de las manos.

El amor fallido de Danilo Medina por Pedernales

Como presidente y como político, Danilo Medina visitó Pedernales en varias ocaciones abrazando ancianos y cargando niños, pero no logró echar adelante ningún proyecto, solo dejar libres las tierras usurpadas de Bahía de las Águilas.

El anterior enamorado fue el recién salido presidente Danilo Medina. Devolvió las esperanzas a Pedernales al rescatar para el Estado todos los terrenos de Bahía de las Águilas que mediante fraude se habían apropiado particulares.

Fueron muchos y concretos los pasos dados por el gobierno anterior en busca de inversionistas de la industria de viajes y turismo para asentarlos en Pedernales.

El último gran intento fue el diseño de un Máster Plan presentado en un año electoral en un solemne acto en el Palacio Nacional ante embajadores y otros diplomáticos, periodistas y otros invitados el 16 de enero pasado. La ejecución de esa nueva propuesta dependía totalmente de los resultados electorales, ya conocidos por todos.

Aún sin el maremágnum de la pandemia, y quizás esperanzados en la reelección en el poder del Partido de la Liberación Dominicana, el pasado gobierno presentó un plan de desarrollo turístico del área de Pedernales con la finalidad de atraer a potenciales inversionistas para esa zona del país. El diseño del Plan estuvo a cargo de la firma canadiense Lemay, a la que Luis Abinader dará un plazo para actualizarlo en función de los objetivos de las “propuestas” de las nuevas autoridades para Pedernales.

Más adelante, tres ministros del Gobierno y el administrador general del Banco de Reservas, Simón Lizardo Mézquita, viajaron a Madrid a la Feria Internacional de Turismo (FITUR), para presentar a decenas de inversionistas el Master Plan de Turismo para Pedernales y el respaldo de la institución financiera del Estado para quienes decidieran invertir allí.

Pedernales en los discursos presidenciales

El presidente dominicano, Luis Abinader y a su izquierda el nuevo Ministro de Turismo, David Collado durante la presentación del Plan de Desarrollo Responsable del Turismo.

El pasado domingo 16 se estrenó Luis Abinader como nuevo presidente de la República. Vaya sorpresa para Pedernales. Esta provincia fronteriza, rica en recursos naturales y en gente laboriosa, recibió una nueva propuesta amorosa que se reiteró días después cuando el gobierno presentó su Plan de Desarrollo Responsable de Turismo para la República Dominicana.

Pero es que para el año 2016, Danilo Medina, en su discurso al país del 27 de febrero, con un proyecto reeleccionista a cuesta, hizo más o menos lo mismo con Pedernales. Informaba al país que en semanas comenzarían las inversiones para la construcción de las infraestructuras viales, eléctricas y sanitarias que harían posible el desarrollo turístico de Pedernales y el Suroeste.

Un año antes había emitido el decreto 186-15 en el que establecía la constitución de un “Fideicomiso Público e Irrevocable”, de desarrollo inmobiliario de infraestructuras turísticas, a ser denominado “Fideicomiso para el Desarrollo Turístico de Pedernales” en el marco de las disposiciones de la Ley No.189-11.

Expresamente el Fideicomiso tenía el objeto de desarrollar la zona comprendida entre Pedernales y La Cueva, más o menos desde la entrada al Parque Nacional Jaragua y la playa Bahía de las Águilas.

¿Qué pasó con su encomienda y los encomendados? Solo Dios, y no con poco trabajo, podrá establecer lo que lograron hacer.

Un año antes, en junio 2015, entrando al tramo final de su primer mandato, el gobierno de Medina proclamó que había llegado la hora del Sur al presentar en el Palacio Nacional el Plan de Ordenamiento Turístico que guiaría los proyectos de desarrollo sostenible en Bahía de las Águilas, Pedernales, Bahoruco, Independencia y Barahona.

En marzo del siguiente año, en plena campaña electoral por la reelección, volvió a Pedernales y anunció varias obras para el desarrollo del polo turístico de la provincia, pero abiertamente estableció que primero tenían que reelegirle en las elecciones de mayo siguiente. En esa franja gris entre las acciones del gobierno y las  acciones del grupo político, informaba el Ministro de la Presidencia que  supervisaban la zona porque el Gobierno llevaba meses trabajando en un plan para el desarrollo integral de Pedernales.

Campañas intensa detrás de inversionistas

El presidente Danilo Medina y varios de sus ministros junto a empresarios de turismo interesados en invertir en Pedernales.

Ya en su segundo mandato Medina dio pasos abiertos para conquistar inversionistas para comenzar las obras que generarían el desarrollo turístico de Pedernales.

En mayo 2017 volvió a Pedernales para mostrar a empresarios de Estados Unidos el potencial de la región. Se reunió allí con ejecutivos de las empresas KSL Capital Partners, una firma privada con sede en Denver, Colorado, especializada en el sector de la hostelería y con Apple Leisure Group, una reconocida firma internacional con sede en Estados Unidos dedicada a la hospitalidad. Los inversionistas se mostraron interesados en el potencial turístico y ecológico de Pedernales, pero al final nada se concretizó.

Al mes siguiente volvió el presidente a Pedernales, esta vez acompañado del embajador de Canadá Steve Cote y de inversionistas de la empresa Sunwing Vacations. Fue cuando entusiasmado el entonces Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, proclamaba en un Tuit que había llegado la hora del Sur porque varias empresas hoteleras reconocidas mundialmente explorarían la construcción de más de 15,000 habitaciones en Bahía de Águilas ubicada en la zona turística de la provincia Pedernales. Fueron planes que también se volvieron planetas.

Hipólito y Leonel también cortejaron los amores de Pedernales con promesas huecas

Vista panorámica de Bahía de las Águilas que muestra la virginidad del entorno.

Hueco es aquello que por fuera tiene carcasa, pero por dentro no tiene nada. Así más o menos resultaron las promesas para Pedernales hechas por Hipólito Mejía y Leonel Fernández, presidentes de la República Dominicana entre el año 2000 y 2012.

En el año 2001 Hipólito Mejía dio pasos concretos en medidas oficiales para impulsar el desarrollo turístico de Pedernales. O al menos eso parecieron en su momento.

Finalizando febrero de 2001 emitió el decreto 273-01 que declaraba declara de utilidad pública e interés social, para ser destinados a1 desarrollo turístico, terrenos y playas comprendidos desde la Laguna de Oviedo, en el municipio del mismo nombre, que comprende la Laguna de Puerto El Medio, -199- Puerto El Medio, Punta San Jose, Playa Blanca, Playa Larga, Playa Chiquita, Cab0 Falso, Playa Caliente, Punta Chimanche, Bahía de Las Águilas, Cabo Rojo, Buanye, hasta la Playa de Pedernales.

El decreto creaba una Comisión de altos funcionarios de su gobierno con el Mayor General E. N. Antonio Imbert Barreras a la cabeza con la encomienda de planificar, promover, desarrollar y fomentar en todas sus formas el turismo en los terrenos expropiados, y hacer las recomendaciones pertinentes a1 Poder Ejecutivo para la toma de decisiones.

Esos amores no pasaron de piropos, promesas de buenas intenciones. Al echarse las palomas en su gobierno, cuatro días antes de entregar el poder en agosto 2004, Mejía emite la Ley No. 266-04 que establecía como demarcación turística prioritaria, el llamado Polo “Área turística de la Región Suroeste, en las provincias Barahona, Independencia y Pedernales.

El gobierno estaba convencido de que el desarrollo del turismo y el ecoturismo era quizás la única o una de las pocas actividades sobre las que se podría desarrollar económicamente el   suroeste, proporcionándole a sus habitantes los recursos necesarios para su alimentación, educación, salud y recreación, establecía en uno de sus considerando.

Leonel Fernández, Cementos Andino y los planes para Pedernales

Laguna de Oviedo
Los atardeceres son mágicos en la costa entre Cabo Rojo y Bahía de las Águilas en Pedernales.

Para septiembre de 2010, el entonces presidente Leonel Fernández aún coqueteaba con una tercera reelección, y en esas andanzas, hizo promesas millonarias a Pedernales.

Esa vez se reunía con representantes de la provincia en un Consejo de Gobierno junto con sus ministros y directores generales, informando sobre el plan de invertir RD$863 millones en obras viales.

Allí se tocó el tema del desarrollo turístico y el ministro de Turismo, Francisco Javier García, anunciaba que inversionistas canadienses invertirían US$1,000 millones en proyectos hoteleros mientras se agilizaba otra inversión de US$850 millones. Fue aquella vez que el funcionario denunció que la empresa Cementos Andino obstaculizaba las obras. El Presidente Fernández informó en esa reunión que convocaría a los ejecutivos de esa empresa para que depusieran su actitud.

En los años siguientes el presidente Fernández invirtió más de 500 millones de pesos en obras viales entre los municipios de Pedernales, pero lo del turismo se quedó en “planes que se volvieron planetas”.

El compromiso entusiasta de Luis Abinader

Al cerrar su primera quncena de gobierno, Abinader viajó a Pedernales donde durmió, paseó he hizo reuniones y contactos con sectores de la provincia.

El nuevo presidente de la República no es ajeno a la larga lista de decepciones de Pedernales con los gobiernos y funcionarios de los últimos 20 años.

Comprometido con su sencilla promesa de cierre de campaña: “cambiar la historia” y respetar la Constitución”, el presidente proclamó a la sociedad civil de Pedernales este domingo que “todo proyecto que sea positivo para Pedernales lo va a continuar, no importa qué gobierno lo haya iniciado.

Les reiteró que el desarrollo turístico del Sur, en especial de Pedernales, es uno de los principales objetivos de su Gobierno en la República Dominicana, insistiendo en que el Plan Turístico contempla la construcción de habitaciones hoteleras y un aeropuerto internacional para Pedernales.

La despedida del presidente reitera la nueva promesa

A las 8 y 20 de la noche del domingo 30, el presidente Luis Abinader tuiteó un mensaje de despedida reiterando su promesa de inversiones para el desarrollo de Pedernales.

“Finalizo mi recorrido por Pedernales con un claro mensaje para su gente: Esta provincia debe prepararse para un gran cambio, uno que trae empleo y una mejor calidad de vida para sus residentes”, escribió Abinader.

Esta vez, el nuevo gobierno no parte de cero para trabajar en proyectos que inicien el desarrollo del turismo en Pedernales, y consciente de ello, el mandatario dijo estar dispuesto a hacer las primeras inversiones como Estado para que el sector privado continúe.

Deja un comentario