Santo Domingo, RD.- La Tormenta Tropical Laura salió de territorio dominicano pero continúan sus efectos sobre gran parte del territorio nacional con fuertes lluvias que aún afectan gran parte de la zona sur y la Cordillera Central y con menor intensidad en las planicies del Cibao.

Laura tocó tierra en Isla Saona y continuó frente a la isla penetrando por Bajos de Haina y atravesando en la noche y la madrugada por la vertiente sur de la Cordillera Central. A las 6 de la mañana se encontraba sobre San Juan de la Maguana para salir del territorio cerca de las 8 am de este domingo, pero dejando sus efectos sobre el país por el resto del domingo con grandes acumulados de lluvias que provocarán crecimientos de ríos, arroyos y cañadas e inundaciones de las zonas afectadas.

Las lluvias acumuladas van entre 4 y 8 pulgadas, es decir entre 10 y 20 centímetros. La tormenta tropical Olga en 2017 dejó lluvias acumuladas por unos 25 centímetros.

Los informes del tiempo del Centro Nacional de Huracanes de Miami (NHC) de esta mañana indican que la Tormenta Tropical Laura sigue generando lluvias moderadas a intensas con tormentas eléctricas y fuertes ráfagas de viento en gran parte del país.

Por esa razón la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), mantiene el aviso de tormenta tropical desde Cabo Engaño hasta Punta Palenque y desde Cabo Engaño hasta la Bahía de Manzanillo. Un aviso de tormenta tropical significa que en un plazo de 36 horas o menos, al menos uno de los efectos asociados al ciclón tropical podría afectar la zona bajo aviso, como son: los vientos fuertes, altas olas y rompientes, así como lluvias moderadas a intensas.

El tiempo para hoy

Este domingo estará nublado con lluvias moderadas a fuertes, tormentas eléctricas y frecuentes ráfagas de viento sobre las regiones este, noreste, sureste, suroeste, norte  y la Cordillera Central, debido a los efectos directo de la tormenta tropical Laura.

Para mañana lunes Onamet pronostica una mejoría de las lluvias  por el alejamiento de la tormenta tropical Laura, solo algunos aguaceros, tormentas eléctricas y posibles ráfagas de viento hacia el sureste, noreste, norte y la Cordillera central; por la humedad rezagada.

Aún están prohibidas todas las actividades acuáticas y de montaña y resulta altamente riesgoso el uso de playas o los recorridos por los pueblos montañosos del centro del país.