Ginebra, Suiza.- ¿Cómo serán los vuelos internacionales en el futuro? El debate se centra en cómo se podrán abordar vuelos internacionales con seguridad y a precios que por lo menos se acerquen a las tarifas en que cerró el año 2019.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) apoya el uso de mascarillas a bordo de los aviones, pero rechaza las medidas obligatorias de distanciamiento social que dejarían vacíos los ‘asientos intermedios’.

Su posición es que, además de las mascarillas, habrá otras las medidas temporales de seguridad porque eliminar asientos representaría un aumento en las tarifas de 2019 entre 43% y 54% dependiendo de la región, solo para alcanzar el punto de equilibrio.

De acuerdo con un comunicado en el que fijan su posición al respecto, IATA asegura que la evidencia sugiere que el riesgo de transmisión a bordo de un avión es bajo.

Por eso, asegura, el uso de mascarillas por parte de los pasajeros y la tripulación reducirá el riesgo ya bajo, al tiempo que evitará los dramáticos aumentos de costes para los viajes aéreos que traerían las medidas de distancia social a bordo.

Alexandre Juniac
Alexandre Juniac

“La evidencia sugiere que el riesgo de transmisión a bordo de un avión es bajo. Y tomaremos medidas, como el uso de mascarillas por parte de los pasajeros y de la tripulación, para agregar medidas adicionales de protección. Debemos llegar a una solución que brinde a los pasajeros la confianza para volar y que el coste de volar sea asequible. Uno sin el otro no tendrá un beneficio duradero”, dijo Alexandre de Juniac, director General de IATA.

ATA es la Asociación Internacional de Transporte Aéreo que representa unas 290 aerolíneas que comprenden el 82% del tráfico aéreo mundial. Por eso su posición será clave en la decisión final de cómo volar.

Su propuesta incluye el control de temperatura de pasajeros, trabajadores del aeropuerto y viajeros; procesos de embarque y desembarque que reducen el contacto con otros pasajeros o tripulación; limitar el movimiento dentro de la cabina durante el vuelo; limpieza de cabina más frecuente y profunda; y procedimientos de catering simplificados que reducen el movimiento de la tripulación y la interacción con los pasajeros.

Agrega que cuando se pruebe y esté disponible a escala, las pruebas de Covid-19 o los pasaportes de inmunidad también podrían incluirse como medidas temporales de bioseguridad.

Vacuna, pasaporte de inmunidad o prueba rápida y eficaz de Covid-19

Ginebra, Suiza.- ¿Cómo serán los vuelos internacionales en el futuro? El debate se centra en cómo se podrán abordar vuelos internacionales con seguridad y a precios asequibles.El futuro de la aviación internacional segura requerirá de una vacuna, un pasaporte de inmunidad o una prueba eficaz de COVID-19 que pueda administrarse a escala, sostiene IATA visualizando el tiempo post pandemia.

Sostiene que trabajar en todo esto es prometedor, pero advierte que ninguno se realizará antes de que la industria necesite reiniciar.

Es por eso, agrega, que deben estar listos con una serie de medidas comprobadas, cuya combinación reducirá el riesgo ya bajo de transmisión en vuelo.

“Debemos tener cuidado de no cablear ninguna solución para que podamos ser rápidos en la adopción de medidas más eficientes, ya que sin duda estarán disponibles “, dijo de Juniac

El otro tema es el impacto económico

¿Cómo volver a volar en confianza y a precios asequibles?
Eliminar asientos representaría un aumento en las tarifas de 2019 entre 43% y 54% dependiendo de la región.

IATA sostiene que los pedidos de medidas de distanciamiento social en los aviones cambiarían fundamentalmente la economía de la aviación al reducir el factor de carga máxima al 62%. Eso está muy por debajo del factor de carga de equilibrio promedio de la industria del 77%.

Indica que con menos asientos para vender, los costos unitarios aumentarían considerablemente. En comparación con 2019, las tarifas aéreas deberían aumentar drásticamente, entre 43% y 54% dependiendo de la región, solo para alcanzar el punto de equilibrio.