Santo Domingo, Rep. Dominicana.- El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales informó hoy su decisión de poner en veda la cacería de aves silvestres en todo el territorio nacional por un período de dos años.

Según lo establecido en la Resolución No. 0019-2017, firmada titular de la entidad, Francisco Domínguez Brito, también se prohíbe la recolección de huevos y destrucción de nidos.

El documento abarca todas las especies incluyendo las aves migratorias y entrará en vigencia a partir del 29 de julio del presente año, a partir de esa fecha quedarán derogados todos los permisos de cacerías vigentes.

La decisión favorece el turismo de observación de aves en la República Dominicana muy apreciado por turistas especiales que viajan al país para visitar las áreas protegidas y conocer las especies de la isla.

Pichón de tórtola

“La Biodiversidad de nuestra isla merece un respiro, hemos ido muy lejos en la destrucción de los hábitats, la captura y cacería de las aves, muchas de ellas en peligros de extinción, por tanto entendemos justo permitir que se regeneren, que sus poblaciones se estabilicen”, dijo Domínguez Brito.

Explica que en el caso de aves que afecten negativamente la salud o determinados lugares de producción, las partes afectadas deberán solicitar al ministerio una autorización para su mitigación, con fundamentos verificables de los daños ocasionados.

Para las especies consideradas invasoras su control será supervisado por la Dirección de Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente.

Para los interesados en investigaciones científicas, los solicitantes deberán obedecer los reglamentos instituidos a través del Reglamento de Investigación, de modo que la institución ambiental pueda evaluar y considerar si es permisible o no para dicho uso.

Esta disposición de la institución ambiental busca regular la actividad de cacería de aves en el país, y así evitar la desaparición de estas especies en nuestros ecosistemas.

Los gavilanes, los guaraguaos y los cernícalos o cuyayas han sido diezmados hasta el borde de la extinción en el país.