Santo Domingo, RD.- El Grupo Abrisa, promotor del proyecto aeropuertuario de Bávaro, y su presidente el señor Abraham Hazoury, defendió la transparencia y legalidad de todos los trámites que han realizado para echar adelante la construcción de un aeropuerto en la zona de Bávaro, Punta Cana.

Directamente acusó a su competidor, el Grupo Puntacana, propietario del aeropuerto de PuntaCana, de tener un “proceder ignominioso apostando apostado al circo y al sensacionalismo mediático con una campaña de amenazas para continuar desacreditando, denunciando y sometiendo temerariamente a quienes no les sirven, manchando honras que han costado toda una vida forjar”.

Las acusaciones públicas sobre supuesta corrupción en el permiso de construcción del aeropuerto internacional de Bávaro las calificó de irresponsables, vergonzosas y carentes de seriedad jurídica y la atribuyó a grupos que buscan perpetuar su monopolio y privilegios a cualquier precio.

En un espacio pagado en la prensa firmado por Abraham Hazoury, presidente del Grupo Abrisa y promotor de la construcción del Aeropuerto Internacional de Bávaro, desmiente las acusaciones que se formulan contra la iniciativa y afirma que su proyecto cuenta con todas las formalidades necesarias, ha cumplido con los requisitos que demanda de la legislación y que el gobierno simplemente ha dado autorización luego de recibir y comprobar que no existe ningún riesgo, ni económico ni técnico, para que el Aeropuerto Internacional de Bávaro sea levantado.

Hazoury asegura que el Presidente de la República Danilo Medina tuvo la prudencia de exigir que todas las evaluaciones y autorizaciones que eran necesarias fueran cumplidas antes de estampar su firma para aprobar un proyecto de iniciativa privada, sin fondos públicos ni erogación económica de ningún género con cargo al Estado, dentro del marco de su obligación constitucional de propiciar la libertad de empresa, la libre competencia y la igualdad de oportunidades para todos los dominicanos.

El principal Inversionista de Cap Cana dedica una gran parte de su comunicado a describir las condiciones en que fue iniciado, y como durante 18 años operó el Aeropuerto Internacional de Punta Cana, que encabeza Frank Rainieri, muy distante de los cumplimientos que sí presenta el proyecto de Aeropuerto Internacional de Bávaro.

Enfrentamiento con el Grupo Puntacana

Abraham Hazoury, presidente del Grupo Abrisa y promotor de la construcción del Aeropuerto Internacional de Bávaro
Abraham Hazoury, presidente del Grupo Abrisa y promotor de la construcción del Aeropuerto Internacional de Bávaro

En el comunicado difundido también a los medios de comunicación Hazoury asegura que el hoy Aeropuerto de Punta Cana se pasó cerca de 18 años, operando y sucesivamente cobrando tarifas a las líneas aéreas y a los pasajeros, con un certificado de nacimiento sustentado en un oficio de no objeción, y ahora resulta que la conformidad y no objeción unánime que otorgó institucionalmente la Comisión Aeroportuaria a nuestro proyecto, seguida de una rigurosa validación de la autoridad aeronáutica, de un decreto del Presidente de la República, y de un contrato formalizado en los mismos términos y condiciones que los demás aeropuertos privados, es un ilícito penal.

Calificó como un fundamento irrisorio que ha servido como excusa para someter y deshonrar a todos sus miembros, varios de los cuales levantaron sus manos durante décadas para apoyar la mayoría de los proyectos sobre los cuales descansa hoy la bonanza económica de ese grupo. “Y en ese lapso, no eran corruptos. ¡Qué ironía!”. Se refiere al Grupo Puntacana.

Hazoury se refiere a la denuncia penal presentada por propietarios del Aeropuerto Internacional de Punta Cana contra los miembros de la Comisión Aeroportuaria, de Aviación Civil y contra el Ministro de Obras Públicas, por haber autorizado el proyecto del Aeropuerto Internacional de Bávaro.