Kinston, Jamaica. – Jamaica, considerado el principal destino familiar del mundo buscará reinventarse a sí misma como un destino “más limpio y más verde”.

Así lo reveló su ministro de Turismo,  Edmund Bartlett, al hablar de las acciones para salir adelante a raíz de la pandemia de Covid-19, explicando que solo así el destino caribeño podrá aislarse de futuros choques a la industria turística mundial en declaraciones reseñadas por

“Necesitamos adoptar ahora nuevas estrategias, una nueva orientación, un nuevo enfoque, una nueva misión y un nuevo espíritu que garantice que nuestro sector turístico sea capaz de adaptarse a la nueva normalidad de amenazas constantes y desestabilizadoras para garantizar su capacidad de adaptación, agilidad y, en última instancia, supervivencia en la era posterior al Covid-19.

Edmund Bartlett, ministro de Turismo.

“Durante mucho tiempo hemos hablado de nichos de mercado; sin embargo, debemos actuar con rapidez para identificar y apuntar a esos nichos de mercado que le darán a Jamaica una ventaja competitiva en la era posterior a Covid ”, agregó.

Aseguró que existe una oportunidad considerable para que Jamaica logre competitividad y resiliencia al establecerse como un destino sostenible basado en la explotación de nuestra ventaja natural con respecto a potenciales nichos de mercado como la salud, el bienestar, la naturaleza, la cultura y el patrimonio, así como la gastronomía.

Las declaraciones del funcionario las recoge Breaking Travel News citando una intervención en línea con Jamaica Money Market Brokers (JMMB).

El ministro Bartlett argumentó que el Caribe había estado entre las regiones más afectadas del mundo durante la pandemia, debido en gran parte a su dependencia del turismo.

Las naciones caribeñas dependientes del turismo perdieron aproximadamente el 12 por ciento de su PIB el año pasado, en comparación con la contracción económica mundial del 4,4 por ciento durante el mismo período.

El WTTC estimó que solo en América Latina y el Caribe se perdieron seis millones de puestos de trabajo en la industria de viajes y turismo y más de 110.000 millones de dólares en contribución al PIB solo en 2020.

Desde una perspectiva nacional, dijo Bartlett, la economía de Jamaica se ha estado desangrando por la fuerte caída en las llegadas de turistas experimentada durante los últimos 14 meses.

Reveló que antes de la crisis, el turismo generó empleo directo para unos 175.000 jamaiquinos y empleo indirecto para más de 354.000.

Dijo que también fue el mayor contribuyente al PIB, la principal fuente de ingresos externos y una de las principales fuentes de exportaciones. Sin embargo, a pesar de las pérdidas, hubo algunos signos de recuperación.

“Me anima el hecho de que haya comenzado el repunte del sector turístico”, dijo el ministro.

“La fuerza laboral del turismo se estima ahora en el 70 por ciento de su capacidad previa a la crisis”.

Jamaica recibió a más de 135.000 visitantes en mayo y espera recibir más de 155.000 en junio.

“Afortunadamente, la rápida vacunación dentro de los Estados Unidos y otros mercados de origen está brindando un rayo de esperanza de que la confianza en los viajes internacionales se recuperará en breve”, concluyó el ministro Bartlett.

Deja un comentario