Catedral primada de América Fachada frontal de la Catedral con vista al Campanario

Sentir en cada piedra, en cada calle y en cada monumento aquel cambio brutal de la vida contemplativa de los taínos de la isla, a la vida del comercio y la política, agitada y violenta, de dioses nuevos y feroces; presenciar el conflicto religioso y secular que ensombreció la Quisqueya de finales del Siglo XV y la Española de los años siguientes, común para los europeos, desconocido para los taínos.

Para el turismo religioso, para el turismo cultural, para quienes persiguen lo místico de las viejas ruinas y hurgan en las historias que atesora el patrimonio monumental, la Ciudad Colonial, Primada de América es un destino obligado.

Y es que pese a los hitos de la Isabela y de La Concepción de La Vega, es Santo Domingo la que atesora las principales primacías en hechos históricos, monumentos e instituciones oficiales y eclesiásticas que marcaron el origen y desarrollo del llamado Nuevo Mundo.

Fundada seis años después del descubrimiento de la isla por Cristóbal Colón en 1492, Santo Domingo es la ciudad donde se construyeron la primera catedral, el primer hospital, la primera universidad y la primera aduana del continente americano. La ciudad colonial fue construida con arreglo a un trazado en damero que sirvió de modelo a casi todos los urbanistas del Nuevo Mundo. Es el primer asentamiento europeo permanente en América y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 1990.

El santuario más significativo es la hoy Basílica Catedral Metropolitana Nuestra Señora de la Encarnación Primada de América cuyo origen se remonta al 8 de agosto de 1511 con la creación de la diócesis de Santo Domingo mediante la bulla “Romanus Pontifex” que también creó las diócesis de La Vega y la de San Juan Puerto Rico.

El inicio de la construcción del edificio se remonta a marzo de 1521 cuando su primer obispo residente, el italiano Alessandro Geraldini, bendice la colocación de la primera piedra para el templo, aunque el solar había sido bautizado en 1512 por el primer obispo de la isla, primer obispo de La Concepción de La Vega, Pedro Suarez de Deza. La obra se concluye en 1541 e inaugurada en 1546 colocándosele el título de “Catedral Metropolitana y Primada de Indias”.

Catedral primada de América Fachada frontal de la Catedral con vista al Campanario
Vista del interior de la Catedral desde la entrada del templo.