Santo Domingo, RD.- República Dominicana mantiene su decisión de abrir sus fronteras y el turismo a partir del 1ro de julio, como lo muchos países latinoamericanos y europeos, mientras que Canadá y Estados Unidos seguirán cerrados hasta finales del mes próximo.

Esa decisión de los dos principales países de Nortemérica es crucial para la reactivación del turismo y de los vuelos comerciales de pasajeros.

El gobierno dominicano decidió este martes posponer la entrada de la fase 3 de la desescalada para abrir la economía en medio de la pandemia dado que las cifras de contagios y muertes registró alzas en la última semana.

“No vamos a correr riesgos imprudentes y por recomendación de la Comisión de Emergencias y Gestión Sanitaria, debo informarles hoy, que no vamos a entrar por ahora en fase 3”, dijo el coordinador de la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y el Control del Coronavirus (COVID-19), Gustavo Montalvo.

Y es que desde el 3 de junio, fecha de inicio de la segunda fase del plan de apertura económica tras la crisis sanitaria del coronavirus, se ha percibido un aumento significativo del número de casos por día. Sin embargo, el Gobierno mantuvo la fecha de apertura del turismo y los aeropuertos, pero siempre sujeto a la evolución de los indicadores de salud y con cumplimiento de estrictos protocolos que se han entregado a los representantes del sector.

El turismo depende de EEUU, Canadá y estos no abrirán hasta el 21 de julio

El turismo dominicano abrirá en julio pero Estados Unidos y Canada extienden el cierre de sus fronteras
Avión de Air Canada estacionado en la pista.

Pero la reactivación del turismo dominicano depende esencialmente de las medidas que adopten Canadá y Estados Unidos, países que ya acordaron con México extender su acuerdo para mantener cerradas sus fronteras comunes a los viajes no esenciales hasta el 21 de julio debido a la pandemia de coronavirus.

El año pasado llegaron a República Dominicana 6,446,036 viajeros. 95% de estos visitantes llegaron por recreación. Del total, 58 de cada cien turistas llegaron de Norteamérica, es decir de Canadá, Estados Unidos y México. El 13% tan solo vino de Europa.  Esto evidencia la dependencia actual del turismo norteamericano para los distintos destinos dominicanos.

La decisión de permitir a sus ciudadanos viajar al exterior depende mucho del comportamiento de la pandemia en esos países. En Canadá el contagio del Covid-19 se ha reducido considerablemente contrario a lo que ha ocurrido en Estados Unidos.

Algunas agencias de noticias aseguran que las autoridades canadienses han expresado su temor de que la reapertura de la frontera y el tráfico de turistas provoquen un aumento de los casos de COVID-19.

Lo que ocurra en República Dominicana con la desescalada y el aumento o control de la transmisión del virus será determinante para que estos países permitan a sus ciudadanos vacacionar en los hoteles dominicanos.

Vuelos internacionales en Sudamérica

De acuerdo a los reportes de diferentes países, las fronteras latinoamericanas abrirán en julio, aunque muchos gobiernos no han fijado la fecha para retomar los vuelos comerciales regulares de pasajeros.

Entre los que han fijado fecha para abrir sus fronteras están Panamá que ya abrió, Paraguay que abrirá el primero de julio, Argentina y Colombia que abrirán a partir del 1ro de septiembre. Brasil y Chile mantienen vuelos internacionales y domésticos pero con pocos países del área. Perú abrirá los vuelos domésticos a partir del 1 de agosto.

Los europeos se pelean entre ellos

Mapa de EuropaEn Europa la Unión no ha logrado establecer un protocolo común para abrir las fronteras. Eso ha generado disparidades en la apertura de países. Reino Unido, España y Portugal que establecieron cuarentenas a visitantes o pospusieron fechas de apertura enfrentan bloqueos de muchos países del área.

Desde el pasado domingo Bélgica, Francia, Alemania, Austria y Grecia abrieron sus fronteras entre ellos, pero Grecia, cuya economía depende del turismo, decidió permitir la entrada de turistas de Australia, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur y China.

En la misma situación están Italia y Croacia, cuyas economías dependen mucho del turismo. El gobierno italiano decidió abrirse a toda Europa desde el 3 de junio, pero pocos países permiten a sus ciudadanos viajar hasta allá porque fue uno de los países más golpeados por la pandemia. Croacia reabrió sus fronteras el pasado jueves.