Caldera, Baní, Rep. Dominicana.- Sí se reforestan las dunas, esos pequeños desiertos del que tenemos el único en el Caribe. El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales realizó un operativo de siembra  de más mil  árboles de especies nativas y endémicas en Las Dunas, Las Calderas, a fin de mitigar los daños causados por el corte de árboles hace unos meses, y mejorar ese patrimonio natural.

Ese pequeño desierto se sitúa en toda la península de Las Calderas con unos 15 km en línea recta en sentido este-oeste, su máxima anchura; en sentido norte-sur, su máximo es de 3 km pero generalmente es menor. Y es un desierto que se constituye en un atractivo único para el turismo dominicano, para el turismo de Baní y para los dominicanos que disfrutan viajando por el interior para ver atractivos únicos.

Jornada de Reforesación de las dunas de Baní por parte del Ministerio de Medio Ambiente
Jornada de Reforesación de las dunas de Baní por parte del Ministerio de Medio Ambiente

La iniciativa dispuesta por el ministro, Francisco Domínguez Brito, fue coordinada por el vice ministerio de Áreas Protegidas y Biodiversidad, a cargo de Ángel Daneris Santana, la Dirección Provincial y la Administración de ese parque y tuvo la participaron de estudiantes y voluntarios de Las Calderas, Bani.

Durante la jornada se plantaron especies de guayacanes, uvas de playas, almácigos y saonas, entre otras y se ejecutó  en la zona de amortiguamiento de Las Dunas que resultó afectada por los invasores del pasado mes de junio.

Daneris Santana informó que en ese lugar fue reforzada la vigilancia y se estableció un patrullaje continuo con guarda parques. Destacó el valor ambiental de ese ecosistema de bosques secos y las acumulaciones de arena extraordinarias que existen allí, las más significativas de la región, por lo que tienen un alto valor ecoturístico.

La deforestación ha diezmado los bosques nativos del pequeño desierto banilejo
La deforestación ha diezmado los bosques nativos del pequeño desierto banilejo

Entre las zonas que fueron afectadas por el corte de árboles figuran la cañada de Guajamón y La Laguneta, donde se tumbaron decenas de árboles de guano, almácigo, cambrón, olivo, bayahonda y uva de playa, entre otros y que ahora serán regeneradas para beneficio de todos.

Las dunas de Baní

dunas-de-bani-1La altura máximas de las dunas alcanza 35 metros y se calcula, en forma conservadora, que existen 117.4 millones de metros cúbicos de finas arenas azules en esta área natural protegida, que presenta una gran belleza que no tiene paralelo en ninguna otra región de la isla y, quizás, del Caribe insular, comprendiendo en su totalidad un ecosistema de características muy especiales cuya conservación es de importancia prioritaria.

La flora de este monumento natural se enmarca dentro de la zona ecológica del Bosque Seco Subtropical (Bs-S), aunque en la costa norte de la Bahía de las Calderas colindante con el campo de dunas y en las zonas inundadas, se encuentra el mangle rojo (Rhizophora mangle), seguido del mangle botón o falso mangle (Conocarpus erecta) en terrenos arenosos y secos. También quedan algunas muestras del mangle prieto (Avicennia germinans) y del mangle amarillo (Laguncularia racemosa).

En las dunas, como árboles de anclaje o fijación, se encuentran el aceituno (Simarouba berteroana) – endémico de esta región – y el cambrón (Acacia macracantha). Otras especies presentes son la cotinilla (Metopium toxiferuna), guao (Comocladia dentata), uva de playa (Coccoloba uvifera), saona cimarrona (Ziziphus reticulata). Los cactus están representados por la alpargata (Consolea moniliformis), tuna brava (Opuntia dillenii), guasábara (Cylindropuntia caribaea), guasábara pilotera (Opuntia antillana), yaso (Harrisia nashii), cayucos (Lemairecereus hystrix y Pilocereus polygonus), el melón espinoso (Melocactus lemairei) y el bombillito (Mammillaria prolifera).

dunas-de-bani-5