Santo Domingo, RD.- La República Dominicana es considerada como el país de los humedales, recursos naturales indispensables para la humanidad por el suministro de agua dulce, alimentos y materiales de construcción, y biodiversidad, hasta por el control de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático.

Al celebrarse hoy jueves 2 de febrero el Día Mundial de los Humedales, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales destaca la importancia de estos espacios. Se estima que el país cuenta con 1,673. 52 kilómetros cuadrados siendo los mayores sistemas de humedales naturales del Caribe

De acuerdo con Jhoan Hernández, vice ministro de suelo y agua de Medio Ambiente y Recursos Naturales, los humedales son cunas de diversidad biológica, productividad primaria de las que innumerables especies vegetales y animales dependen para subsistir.

Los define como indispensables, por los innumerables beneficios o “servicios ecosistémicos” que brindan a la humanidad, desde suministro de agua dulce, alimentos y materiales de construcción, y biodiversidad, hasta control de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático.

De ahí la importancia puntual de los mismos con relación al lema elegido para este año 2017: “Humedales para la reducción del riesgo de desastres”

Por ello, agrega Hernández, se ha seleccionado este lema para aumentar la sensibilización acerca de este tópico y poner de relieve las funciones esenciales de los humedales saludables en la reducción del impacto de acontecimientos extremos como las inundaciones, las sequías y los ciclones sobre las comunidades y también el incremento de la resiliencia de estas.

El funcionario llamó a los dominicanos a reflexionar en  torno a la realidad de un país de alta demanda y explotación de los recursos naturales, especialmente hídricos, y frente a fenómenos globales como el Cambio Climático.

Destaca que los humedales son ecosistemas que revisten vital importancia para la supervivencia de las actuales y futuras generaciones de dominicanos, tomando en consideración sus invalorables beneficios, funciones y servicios ambientales.

Dijo que debemos aunar esfuerzos  para mejorar nuestras acciones y niveles de responsabilidad en torno a la preservación estos importantes espacios naturales, y aumentar la sensibilización del público respecto del valor de los humedales y los beneficios que estos ecosistemas entregan.

Los humedales

La Convención Ramsar aplica una definición amplia de los humedales, que abarca todos los lagos y ríos, acuíferos subterráneos, pantanos y marismas, pastizales húmedos, turberas, oasis, estuarios, deltas y bajos de marea, manglares y otras zonas costeras, arrecifes coralinos, y sitios artificiales como estanques piscícolas.

En el país los humedales más importantes son el lago Enriquillo, declarado humedal internacional o Sitio Ramsar; las lagunas de Oviedo, Bávaro, Redonda, Limón y Cabral y el caño de Estero Hondo.

Los humedales artificiales, a su vez, ocupan alrededor de 4,291.56 kilómetros cuadrados y están localizados principalmente en la llanura arrocera del pozo de Nagua, bajo la influencia del Yuna, la parte baja del Yaque del Norte y gran parte del valle de San Juan. Los humedales de la desembocadura del río Boba, presa de Hatillo, laguna Saladillo y Estero Balsa. Se destacan también los humedales de las costas como los del litoral de Puerto Plata, Cabarete y Magante hasta Río San Juan; Los Haitises hasta Miches; Nisibón, Uvero Alto, Macao y Cortecito y Punta Cana en la provincia La Altagracia; las dunas de Las Calderas en Peravia; Pueblo Viejo en Azua y los humedales de Manuel Matos, desde Beata hasta Caletón.