Berlín, Alemania.- La Ruta de la Seda hoy no es para mercadear, pero encierra tantas historias y tantos monumentos que es una de las rutas turísticas más importantes entre los países de Oriente y los de Occidente.

Es tan importante que existe una organización de ministros de turismos de los países de la ruta y durante la Feria Internacional de Turismo de Berlín (ITB 2017) sostuvieron su séptima reunión para discutir sobre cómo impulsar el desarrollo sostenible del turismo en el circuito turístico.

El encuentro tuvo como colofón el Año Internacional del Turismo Sostenible y participaron 31 países, en su mayoría emplazados en esta Ruta. Sirvió para intercambiar buenas prácticas sobre cómo mejorar la contribución del turismo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Funcionarios al finalizar la séptima reunión de Ministros de la Ruta de la Seda en la ITB de Berlín 2017.

La Ruta de la Seda fue una red de rutas comerciales organizadas a partir del negocio de la seda china desde el siglo I a. C., que se extendía por todo el continente asiático, conectando a China con Mongolia, el subcontinente indio, Persia, Arabia, Siria, Turquía, Europa y África.

Fue el corredor por el que se transmitieron ideas, conocimientos y también los fundamentos del budismo y el islamismo. National Geografic lo define como el apasionante viaje a través de áridos desiertos y montañas de nieves eternas que empezaba y terminaba en Xian, la antigua Chang’an, que fue ciudad imperial antes de ceder la capitalidad a Beijing (Pekín).

Turistas recorriendo uno de los desiertos en la Ruta de la Seda. Foto de la OMT.

El Programa de la Ruta de la Seda de la OMT es una iniciativa de colaboración concebida para mejorar el desarrollo del turismo sostenible en los itinerarios históricos de la Ruta de la Seda.

Aspira a maximizar los beneficios del desarrollo turístico para las comunidades locales de la Ruta de la Seda, a la vez que estimula la inversión y promueve la conservación del patrimonio natural y cultural de la Ruta.

En la actualidad, el Programa de la Ruta de la Seda trabaja con 33 Estados Miembros de la OMT, organismos de Naciones Unidas y Miembros Afiliados de la OMT, así como con una extensa red de agentes del sector privado. La séptima reunión del Grupo de Acción de la Ruta de la Seda de la OMT se celebrará en Valencia (España) los días 30 y 31 de marzo de 2017.

Moderados por Christa Larwood, periodista de BBC, ministros y funcionarios de alto nivel compartieron sus opiniones y experiencias en la promoción del turismo sostenible, en áreas tales como la protección del patrimonio, la participación de las comunidades, las prácticas empresariales sostenibles y el desarrollo de itinerarios y productos turísticos para nichos del mercado.

En su alocución a los participantes, que marcó la línea del debate ministerial, el secretario general de la OMT, Taleb Rifai, afirmó: «el año 2015 marcó un hito, al aprobar la comunidad internacional los ODS universales. El turismo puede contribuir a esos 17 ODS. Ciertamente, si se gestiona de la forma adecuada, el turismo puede ayudar a hacer frente a todos los retos interconectados que afrontan las personas y el planeta y contribuir a acabar con la pobreza, promover la igualdad de género, fomentar el empleo y el crecimiento inclusivo y luchar contra el cambio climático».