Empresarios de la industria turística italiana aseguraron hoy que “el turismo italiano está pagando las consecuencias de una comunicación mediática mucho más letal del virus ya que el peor virus es la histeria.

El diario español ABC envió a Milán a su corresponsal en Roma el periodista Ángel Gómez Fuente. Este recogió el sentir de los líderes de la industria de turismo y las cifras que ya se proyectan en pérdidas por los efectos del bloqueo, el aislamiento y las medidas del Gobierno para contener la propagación del Coronavirus Covid-19.

De acuerdo a los cálculos presentados por el diario español “el coronavirus hunde el turismo en Italia, un sector clave para la economía del país, pues representa más del 13 por 100 del Producto Interior Bruto”.  Asegura que las cancelaciones de reservas turísticas andan entre el 60 y el 90 por ciento en las grandes ciudades.

Al momento de la reseña este martes Italia tenía 2,263 infectados y 79 víctimas mortales por el virus, Confturismo- Confcomercio han hecho nuevos cálculos. Pero los daños a la economía para el trimestre marzo mayo se estiman en 7,400 millones de euros porque dejarán de recibir cerca de 32 millones de turistas.

La histeria es peor que el virus

Gómez Fuente conversó con Luca Patané. Presidente de Confturismo-Confcomercio quien le aseguró que “el turismo italiano está pagando las consecuencias de una comunicación mediática mucho más letal del virus; es más, el peor virus es la histeria.

“Por esto somos considerados los propagadores de la epidemia, se nos teme y nos tienen aislados”, dijo.

El presidente Luca Patané solicita la intervención del gobierno para «terminar con la prohibición de entrada de italianos en países extranjeros y el bloqueo que se está produciendo de los flujos turísticos extranjeros hacia Italia».

Especialmente pesimista se muestra también el empresario milanés, Carlo Sangalli, presidente de Confcomercio Empresas y de la Cámara de Comercio de Milán: «Se corre el riesgo de que el destino Italia desaparezca del mapa del turismo internacional. La ola de contagios de la última semana está produciendo daños difícilmente recuperables».