Madrid, España.- Ya en puro invierno, las principales ciudades de Europa comienzan el 2017 con una peligrosa amenaza, la contaminación atmosférica.

Francia, Italia, Reino Unido, España, Bosnia y Herzegovina…todos estos grandes y pequeños países se enfrentan a la misma amenaza, considerada por la Organización Mundial de la Salud como el factor ambiental más perjudicial para la salud.

Un nuevo informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) advierte que la contaminación atmosférica tiene importantes repercusiones en la salud de los europeos, sobre todo en las zonas urbanas.

La Agencia Europea de Medio Ambiente asegura que casi el 90% de la población urbana en Europa está expuesta a concentraciones de contaminantes a niveles que se consideran nocivos para nuestra salud. La razón de dicha contaminación está en las micropartículas.

Ante la situación ya las ciudades más importantes de Europa han tenido que implementar medidas para frenar los altos índices de contaminación atmosférica de los últimos días.

De acuerdo a la Agencia Europea de Medioambiente, casi el 90 por ciento de la población urbana de Europa está expuesta a concentraciones de contaminantes considerados nocivos para la salud.

El informe indica que si bien la calidad del aire está mejorando lentamente, la contaminación atmosférica sigue siendo el mayor peligro para la salud ambiental en Europa, dando como resultado una menor calidad de vida debido a las enfermedades y una cifra estimada de 467 000 muertes prematuras al año.

“Las reducciones de emisiones han llevado a introducir mejoras en la calidad del aire en Europa, pero no lo suficiente como para evitar daños inaceptables para la salud humana y el medio ambiente”, dijo el Director Ejecutivo de la AEMA, Hans Bruyninckx.

“Necesitamos abordar las causas primordiales de la contaminación del aire, lo que exige una transformación fundamental e innovadora de nuestros sistemas de movilidad, energía y alimentario.

Este proceso de cambio requiere una acción por parte de todos nosotros, incluidas las autoridades públicas, las empresas, los ciudadanos y la comunidad investigadora”

Los gobiernos han establecido medidas para controlar el aumento del tráfico de vehículos y así reducir la contaminación atmosférica.

Ciudades que han tomado medidas contra la contaminación atmosférica:

  • París ha limitado la velocidad máxima en las calles para así incentivar el uso de la bicicleta y el traslado a pie entre los habitantes.
  • Madrid restringe los estacionamientos en el centro de la ciudad dependiendo de los niveles de polución, mientras que Londres ha implementado un sistema de tarifas de congestión que limita la circulación por los sectores más transitados de la capital.
  • Roma activó el sistema de circulación alterna, entre patentes pares e impares, para evitar el alto tráfico en el centro histórico de la Ciudad Eterna. En este lugar se autoriza el paso de vehículos autorizados y eléctricos.
  • Berlín declaró en 2008 el centro de la ciudad “Zona Medioambiental”, permitiendo de esta forma sólo la entrada de autos que cumplan algunas normas en cuanto a la emisión de gases.

En otras ciudades de Alemania se han implementado sanciones económicas para quienes utilicen vehículos muy contaminantes. Ésta puede llegar a los 40 euros, mientras que en Suecia se paga 113 euros y en Londres, 1.200, según informa Euronews.

China comienza el 2017 con alerta roja por contaminación

Otro reporte que reseña Euronews indica que veinticuatro ciudades chinas sufren el peor nivel posible de contaminación por la alta peligrosidad del aire. Otras veintiuna ciudades más, incluidas Pekín y Tianjin, están en alerta naranja, el segundo nivel más grave. Han prohibido circular a los vehículos más contaminantes y la producción en algunas fábricas se ha detenido.

Pekín mantendrá la alerta por cantiminación hasta el jueves. En la capital china el aire denso, sucio, gris está tan mal como inviernos anteriores. A la contaminación sin coto se suma la niebla.

El noreste chino está bajo una espesa capa de contaminación. El domingo fueron cancelados 309 vuelos. Además cerraron todas las autopistas en la ciudad portuaria de Tianjin, al este de Pekín.