Santo Domingo, DN.– Las aguas del río Ozama al bañar la Ciudad Colonial de Santo Domingo por donde pasean los turistas y llegan los cruceros con visitantes muy especiales podrían volver a ser aceptables, menos pestilentes y un tanto transparentes luego de las acciones de Medio Ambiente.

Ayer las autoridades cerraron una nueva metalera ubicada en Santo Domingo Norte. Metales Antillanos operaba en Villa Mella a orillas del río Isabela contaminando severamente las aguas. Se le canceló el permiso ambiental y se dispuso el cierre de la empresa

La compañía que representa José Ignacio Acero se dedicada a la compra, recolección, transporte, tratamiento-procesamiento de metales ferrosos (chatarras) para exportación, además, metales no ferrosos provenientes de las actividades de desguace de embarcaciones.

El Permiso Ambiental No.0558-07, de fecha 31 de marzo 2015, fue cancelado porque la empresa se encontraban realizando actividades permanentes de desmantelamiento de barcos dentro de la franja de los 30 metros de protección y el permiso solo contemplaba el uso temporal de dicha franja para realizar cortes de piezas grandes.

También se consideró que la empresa realizaba cortes, acopio y tratamiento de metales en áreas no impermeabilizadas; tampoco cumplió con el plazo otorgado de un año para impermeabilizar de un 30% a 40% según se establece en la disposición de su permiso ambiental.

La Resolución  no. RSA-2-2017-0042-VGA del titular de la cartera Francisco Domínguez Brito indica que otra de las razones que motivó la cancelación del permiso fueron: Realizar desguace de embarcaciones en una dársena o fosa no impermeabilizada, realizar quema de residuos a cielo abierto, de manera reiterada, y almacenamiento y disposición inadecuada de residuos peligrosos.

La medida también cumple con la resolución No.13/2016, mediante la cual se prohíbe las actividades y operaciones de desguaces de embarcaciones, así como el reciclaje de metales o de cualquier tipo en los ríos Ozama e Isabela, en virtud de las Declaratorias de alto interés y prioridad nacional, de la rehabilitación, saneamiento, preservación y uno sostenible de la cuenca alta, media y baja de los ríos Ozama e Isabela.