Madrid, España.- La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud del Gobierno balear informó hoy que ha sancionado con unos 120.000 euros a cuatro compañías aéreas para aplicar cláusulas de no presentación (no show), por las que a aquel pasajero que ha comprado un billete de dos o más trayectos (normalmente de ida y vuelta) y que finalmente no coge el primer vuelo automáticamente le cancelan los otros.

Las aerolíneas sancionadas son Iberia, Iberia Express, Air Europa y Airberlín por aplicar la cláusula de no presentación (no show), por la que al pasajero que ha comprado un billete de ida y vuelta se le cancela el regreso si no ha tomado el primer vuelo, incluida entre las denominadas “cláusulas abusivas”.

De acuerdo con el informe de la organización, de los siete expedientes resueltos relacionados con esta cláusula abusiva, que suman 118.700 euros, cuatro corresponden a Iberia, otro a Iberia Express, uno a Air Europa y uno más a Airberlín.

Los consejos de la www.caib.es

aeropuertos-pasajeros-1La Dirección General de Consumo recomienda a los usuarios que antes de viajar se informen en el Portal del Consumidor de sus derechos como viajeros y usuarios, y recuerda que, en caso de desear realizar una consulta presencial y gratuita en las oficinas, tienen que pedir cita previa en la web www.caib.es.

Igualmente, la web ofrece la posibilidad de presentar reclamaciones por vía telemática con certificado digital.

En caso de que se produzcan incidencias en el vuelo, los pasajeros deben saber cuáles son sus derechos: si el vuelo se retrasa más de tres horas, los pasajeros deberán pedir un certificado en el mostrador de información de AENA, antes de la ida o a la vuelta.

Un gran retraso se equipara a una cancelación del vuelo y conforme a la normativa comunitaria genera una compensación de entre 300 y 600 euros al pasajero.

Si el vuelo se cancela, el pasajero deberá pedir el certificado a Aena y guardar la tarjeta de embarque del vuelo, así como la tarjeta del siguiente vuelo para acreditar su cancelación.

La compañía indemnizará a los pasajeros con una compensación de entre 300 y 600 euros según la distancia del vuelo.  En caso de que se produzca una sobreventa (“overbooking”) corresponde indemnización.