Abejas reinas y turismo, jalea real y aventuras en la Ruta de la Miel en Dajabón

0
67
Spread the love

Nunca había visto una abeja reina. Mucho menos imaginar todo el frenesí entre nodrizas, zánganos y obreras por salvar a su matriarca. Y aún más, tocar y saborear la jalea real dio un sabor especial a esta aventura de turismo comunitario sostenible por la Línea Noroeste de la República Dominicana.

Ha sido la gran enseñanza al recorrer Dajabón en la Ruta de la Miel. Convivir con los apicultores mientras te cuentan sus experiencias, verlos tocar a las abejas y conocer la forma de identificar las mieles puras son de las vivencias que ofrece esta experiencia.

Dajabón es un pueblo ya es famoso por sus quesos, pero ahora es la miel y el turismo quienes se combinan para provocar que turistas de todo el mundo quieran visitarlo para tener experiencias enriquecedoras con la cultura campesina dominicana.

La producción de exquisitas variedades de mieles y la disposición de su gente a mostrar la experiencia directamente en sus apiarios convierte a Dajabón en un nuevo destino para el turismo comunitario sostenible a través de La Ruta de La Miel.

En un pueblo conocido como «el puente entre dos naciones, turistas y dominicanos disfrutan esta escapada que los comunitarios han preparado con el apoyo del Ministerio de Turismo, la Agencia para el Desarrollo del Japón (JICA) y otras instituciones tales como el INFOTEP.

Esta ruta permite disfrutar las bellezas naturales de la región noroeste y a compartir con las comunidades sus costumbres ancestrales, conocer la producción de miel mientras camina entre las colmenas junto a la misma gente de la comunidad escuchando sus vivencias.

Una abeja reina en el apiario Doña Isabel

Rafael Peralta, nieto de Doña Isabel, con un solo brazo se mueve ligero entre las colmenas con un lazo místico con sus productoras de miel pues atrapa a una reina y ni nodrizas ni obreras le clavan sus ponzoñas.

La ruta le llevará al apiario Doña Isabel en Partido justo la carretera que va desde Sabaneta hacia Dajabón.-  Conocerás a Rafael Peralta, nieto de Doña Isabel, tercera generación familiar a la cabeza del apiario cuyo entusiasmo y pasión eliminan la discapacidad que padece.

Rafael Peralta, Apiario Doña Isabel, cuenta la historia del apiario y comparte con los visitantes su receta para producir hidromiel, una bebida deliciosa que define como muy sana pero sobre la que recomienda consumir con moderación porque al fermentarse generar alcohol.

El apiario tiene un pequeño sendero que permite ver las distintas especies de árboles endémicos y otros introducidos cuya floración permite a las abejas libar la materia prima para miel. La Lipia, por ejemplo, que florece varias veces al año, verbenas, cajuilitos, guanábanas, chinolas y otros frutales.

Pero lo más impresionante de este recorrido fue conocer a una abeja reina y descubrir el comportamiento extraño, misterioso y hasta místico de las abejas obreras para identificar, seguir y proteger a su reina atrapada en los dedos de Rafael Peralta hasta colocarla dentro de una caja con panales y ver la migración frenética de las abejas tras su madre, líder y razón de ser en la colmena.

Apiarios del bosque seco

José Santiago de la Rosa conoce al dedillo el bosque seco y la relación de cada árbol y de cada flor con sus abejas que les brindan al final una miel más concentrada

Del apiario Doña Isabel visitará otros seis puntos en donde las familias cuidan a las abejas para producir mieles de gran calidad, como la miel del señor José Santiago de la Rosa, de un apiario del bosque seco donde llueve poco pero las abejas producen una miel muy especial, más fuerte que la normal, con más sacarosa,  con gran demanda en el mercado de bizcochos, mermeladas y otros preparados azucarados.

De la Rosa trabaja en la siembra y el cuidado de los árboles que crecen menos pero que florecen todo el año aunque no llueva. Allí están las bayahondas o cambrones, cabuya, aromas, palmas cacheo, linus, cactus, ginas, campeche o hasta la clomacladia, mejor conocida como guao y otros árboles que sobreviven a la tala y quema de llanuras y montañas. Esa deforestación y los pesticidas con que se tratan los cultivos están mermando considerablemente la población de abejas en la Línea Noroeste.

Solo mire lo que reportan los diarios sobre las  SEQUÍAS, el ENVENENAMIENTO de cultivos con insecticidas para controlar plagas en el Noroeste que los lleva casi a la QUIEBRA.

Una ruta sobre un alimento bíblico

“Una tierra buena y espaciosa, una tierra que mana leche y miel”, reza la promesa de Dios a su pueblo en Éxodo 3:8. Es que la miel aparece en la historia de todas las culturas antiguas. Cuentan los que saben del tema que más del 80% de todas las especies de plantas con flores están especializadas para ser polinizadas principalmente insectos. Esos polinizadores son la clave para la producir los frutos de las 87 especies de cultivos que alimentan al mundo. Es decir que la polinización es esencial para la seguridad alimentaria del mundo por lo que estas rutas de la miel

Caminar sin temor entre zumbidos y ponzoñas

La ruta cuenta con cinco apiarios para surcarlos sin temor entre los zumbidos y las ponzoñas de las colmenas, con la historia de cada uno tiene una historia diferente que contar y un contenido diferente que mostrar como complemento para pasar al siguiente.

La oferta te permitirá descubrir el mundo de las abejas, probar diferentes tipos de mieles, conocer el licor de miel o hidromiel, entender cómo funciona una colmena, conocer los productos producidos por las abejas como el polen, propoleo, jalea real, miel y cera, y naturalmente, comprar productos elaborados a base de miel como lo es el jabón artesanal.

La Ruta de la Miel incluye la opción de cuatro parques, tres balnearios  Al terminar el recorrido, el visitante tendrá la más dulce y completa experiencia en visitar un pueblo de origen taíno que hoy goza de ser “un puente entre dos naciones.