El Seibo, RD.- El año entra en su última etapa y será tiempo de buscar lugares cálidos por lo que te invito a conocer 11 lugares ideales para hacer turismo en El Seibo.

En este tiempo de pandemia, aislamiento y dificultados, hagamos algo más que soñar y viajemos de manera virtual hacia la histórica y ecoturística ciudad de Santa Cruz de El Seibo de Hicayagua en nuestro plan de hacer turismo en la República Dominicana.

El turismo virtual es como esos sueños fantásticos en que dormidos viajamos a lugares mágicos en la mejor compañía. Pero estos viajes virtuales superan esas experiencias porque al disfrutar de las imágenes de los lugares, hueles, sientes y vibra en cada una de las fantasías que recrean los sentidos y dan sentido a nuestros planes de viajar a la República Dominicana.

La “Hidalga Villa Santa Cruz de Hicayagua” la fundó Juan de Esquivel, capitán sevillano del Ejército español en 1502 sobre los cimientos de las comunidades aborígenes y sobre la sangre de los taínos masacrados por los españoles en su conquista violenta de las nuevas tierras.

A casi 520 años de historia, El Seibo atesora en sus piedras, monumentos, personajes e historias, los atractivos necesarios para vivir grandes experiencias culturales y naturales cuando decida viajar a República Dominicana.

Monumento Batalla de Palo Hincado 

Batalla Palo Hincado-ruta turismo El Seibo
Monumento Batalla de Palo Hincado

Comencemos con este monumento levantado en honor a Juan Sánchez Ramírez y los criollos que en noviembre de 1808 derrotaron a las tropas napoleónicas dirigidas por el general Louis Ferrand en la Batalla de Palo Hincado. Ahí se marcó la reconquista de la Colonia de Santo Domingo ocupada por los franceses desde noviembre de 1802.

Actualmente es el primer monumento en esta ruta turística ubicado tres kilómetros antes de llegar a la ciudad. Está dedicado a Sánchez Ramírez quien en esa gigantesca piedra que allí se alza, habría cercenado la cabeza de Ferrand al derrotarlo.

La Cruz de Asomante turismo en el Seibo

Una escapada de turismo virtual hacia Santa Cruz de El Seibo
Plaza para resaltar la Cruz de Asomante situada allí desde la fundación de la ciudad.

El segundo punto de esta ruta de turismo histórico está la Cruz de Asomante ubicada en lo que es hoy el barrio Los Hoyitos en la entrada oeste de la ciudad. Un signo de la tradición arquitectónica española de la Edad Media que llevaron a sus colonias para proteger a los poblados de los malos espíritus. Queda allí la cruz de hierro, una forja colonial ahora en un cuerpo de cemento donde antes estuvo su columna de mampostería en piedra, ladrillos y amalgama y sobre la que los visitantes ya no arrojan las piedras pequeñas que a estos monumentos se lanzaban como costumbre al llegar a una ciudad.

Plaza Cultural Manuela Diez Jiménez en el Seibo

Una escapada de turismo virtual hacia Santa Cruz de El Seibo
Vista panorámica de la Plaza Manuela Diez Jiménez en el centro de El Seibo.

La Plaza Cultural Manuela Diez resume muchos capítulos de la historia seibana y se ubica en el casco histórico de la ciudad.

En esta plaza se conjugan varios monumentos, pero el principal es el de aquella mujer que lleva de manos a un niño,  Manuela Diez, la madre del prócer Juan Pablo Duarte, nacida en Santa Cruz del Seibo el 26 de julio de 1786.

Primer Grito de Independencia de la República Dominicana

Una escapada de turismo virtual hacia Santa Cruz de El Seibo
El trabuco era una arma de guerra de mitad del Siglo 19 que se usó para anunciar la independencia de la República Dominicana.

En la Plaza Cultural Manuela Diez Jiménez hay un monumento muy simbólico. Se trata de un trabuco que apunta al firmamento. Esta escultura recuerda que el primer grito de independencia para crear la República Dominicana se lanzó en el Seibo el 25 de Febrero de 1844. Este fue el primer territorio que se declaró libre del dominio haitiano dos días antes de ser proclamada definitivamente la independencia en Santo Domingo, la capital dominicana.

Honor a los Atabales entre los atractivos de El Seibo

Una escapada de turismo virtual hacia Santa Cruz de El Seibo
Los atabales reflejan la cultura del esclavo africano y aún sobreviven en los atabales ritmos tales como la zarandunga, los congos, los rezos, las danzas, el chenché, entre otros que se integraron a la fiesta de la Santa Cruz.,

Las fiestas de atabales mezclan lo mágico y lo religioso de la dominicanidad y recuerdan que este pueblo caribeño viene del crisol que conjugó aborígenes taínos, españoles y africanos.

El folclor y las vivencias del pueblo seibano se recrean en el monumento a los atabaleros. Como bien señala el ingeniero Yamel Martín Valera Castillo, director ejecutivo del Consejo de Desarrollo Ecoturístico de la Provincia de El Seibo (CODEPRES), se trata de una provincia rica en folclor ya que posee y mantiene vivos la música y bailes auténticos como los atabales, el balsié y otros ritmos y ritos fruto del sincretismo de las culturas española, taína y africana que se conjugaron para parir la dominicanidad.

Corridas de Toros parte del turismo en el Seibo

Una escapada de turismo virtual hacia Santa Cruz de El Seibo
Dicen que los toreros de El Seibo son verdaderamente valientes pues a sus toros no le hieren gravemente antes de su espectáculo.

Una fuerte muestra de la herencia española en la tradición de los toros seibanos pero que no incluye rejoneadores ni banderillas ni sacrificios de los animales como los sevillanos. Por ello en la Plaza Manuela Diez Jiménez se levanta este monumento a los toreros y a los toros seibanos.

Esta tradición nació ligada a la religiosidad pues desde 1880 se crea la Hermandad de Fervorosos de la Santísima Cruz, patrona de El Seibo, incorporando a las fiestas patronales la fiesta taurina al estilo de Sevilla, sin matar a los animales.

De las columnas al Parque Juan Sánchez Ramírez o de los cañones de El Seibo

Una escapada de turismo virtual hacia Santa Cruz de El Seibo
Este parque para rendir memoria a un independentista, ha cambiado varias veces de nombre.

La antigua plaza pública del Seibo data del 1755 levantada en el centro de la antigua ciudad colonial y comenzó a llamarse Plaza de la Columna porque fue lo único que quedó completa de la primera iglesia seibana. En el año 1935 se reconstruye el parque bajo el nombre de General Juan Sánchez Ramírez en honor a sus hazañas en la batalla de Palo Hincado y luego se colocan los cañones que hoy hacen que la gente solo hable del parque de los cañones.

La Basílica de la Santísima Cruz de El Seibo

Tiempo de cuarentenea, turismo virtual en El Seibo
La Basílica Santa Cruz de El Seibo es tan vieja como la ciudad y constituye un hito para el turismo religioso.

Es el monumento más importante en esta ruta de turismo histórico a la ciudad Santa Cruz de El Seibo. Una reliquia arquitectónica de estilo victoriano. Se trata de la Basílica Santísima Cruz, una de las diez principales iglesias de América Latina, la tercera fundación hecha por los españoles en el Nuevo Mundo. Comenzaron a construirla en el año 1506 y se culmina en 1556. Forma parte por ley del Patrimonio Arquitectónico de la República Dominicana. Es una mini basílica que recibió como reliquia un pequeño trozo de la “Vera Cruz”, astillas del madero en que murió Cristo. En esta iglesia estuvieron los restos de Pedro Santana, tres veces presidente de la República.

El famoso Mabí obligado al viajar a El Seibo

Tiempo de cuarentenea, turismo virtual en El Seibo
Es una obligación de todo turista que visita el Seibo, degustar de su mabí champagne.

Frente a la fábrica centenaria de esta bebida criolla, está el Parque del Mabí con llamativas esculturas alegóricas a este champagne criollo.

No habrá hecho esta ruta de turismo cultural sino llega a la Fábrica de Mabí Champagne Seibano, una bebida popular que se prepara desde 1883 en una tradición familiar. Se trata del Mabí Seibano, parte histórica de su gastronomía. Al frente está el sucesor Ovidio Otto Morales, con 88 años de edad y celebra que vive allí en la fábrica desde el ombligo de su madre. El secreto de la fórmula para su elaboración sigue oculto en los descendientes de las familias Otto y Duvergé.

De los dulces de Doña Tula a los roquetes de Doña Lala únicos en El Seibo

Con sus ríos y montañas, así son de famosos los dulces de Doña Tula.

La gastronomía es exquisita en el Seibo pero hablemos de los postres que han hecho famosa a esta ciudad como los de la Dulcería Tula.

A sus 93 años, Juana Chalas Mercedes, a quienes todos conocen por su apodo “Doña Tula”, sigue cuajando dulces tal como comenzó en el año 1965 cuando al estallar la Revolución su esposo dejó de recibir su salario de empleado público y ella atinó a una pequeña empresa artesana para mantener la familia.

No deje de probar los roquetes y bocadillos de arroz con piña de Doña Lala, fabricados por la familia Nolasco y las empanadillas de Julito García.

El Seibo natural: montañas, laguna, ríos y playas

Un amanecer desde Montaña Verde y al fondo la Laguna Redonda.

Los amantes del montañismo, del rappelling, los amantes de las aventuras en la naturaleza, tienen en los paisajes de El Seibo las mejores apuestas para las más excitantes aventuras.

Mucha gente conoce a Montaña Redonda y su vista de 360 grados desde donde se puede ver desde la Bahia de Samaná, las lagunas Redonda y Limón, el pueblo de Miches y la ciudad de El Seibo. Igual vista desde Montaña Verde, otro proyecto ecológico que gestiona Terranova Ranch.

Turismo de montaña en El Seibo

Pero las opciones de escapadas hacia la naturaleza las ofrecen los ríos con sus saltos, sus balnearios y sus senderos.

El río Seibo ofrece el espectáculo de saltos de agua que es como para pasarse un fin de semana entre cascadas recorriendo la montaña La Herradura y el Parque Nacional La Jalda entre El Seibo y Hato Mayor. Corre casi paralelo a la carretera Dr. Teófilo Hernández que une a Miches con El Seibo hasta fundirse con el río Soco en el mismo municipio cabecera.

Visite el Salto Grande o Cascada Blanca con 75 metros de caída; salto El Cocuyo con una caída de 115 metros; y el salto La Jalda, el más alto en de las islas del Caribe con unos 120 metros de al que se accede por un sendero ecológico bordeando el río Maguá entre bosques de cacao.

Está dentro del Parque Nacional Saltos de la Jalda, con una superficie de 36.43 km² y cuya superficie está mayormente en la provincia Hato Mayor.

Más saltos de agua en El Seibo

Aunque de menor altura se han registrado por igual los saltos El Jobo y Yabón en la comunidad de Vicentillo, La Rosa en la comunidad El Cuey, Salto Limón en Miches; Los Prietos localizado en la zona de Arroyo Grande; el salto Los Marrones en el río que lleva el mismo nombre.

Trace una ruta también hacia las cuevas de “La Hondoná” y “La Chiva” con artes rupestres incluidas, o extasiarse en las vistas del lago “Los Pájaros” o a los refugios de vida silvestre que permiten las lagunas Redonda y Limón y los Manglares de La Jina.

En este tiempo de cuarentena en el que el covid-19 nos obliga a estar en aislamiento domiciliario, hagamos turismo de aventura de manera virtual, turismo virtual en El Seibo para conocer sobre las opciones de turismo de aventura en República Dominicana y estar listos para cuando todo esto termine.

 

Deja un comentario